Entradas

Transhumanar y organizar

Periódico de Poesía N° 102, México, septiembre de 2017

La serenidad no será, esto es seguro, fuente de ninguna poesía política.

Por comodidad, llamamos poesía política a toda aquella que hace mención expresa de lo político, tenga éste la forma que fuera, la de las instituciones o la de su negación, cuando en realidad poesía política es —diría Pasolini— el ansia que habla para alcanzar la realidad (la mia lingua si crepa nell'ansietà che io devo soffocare parlando: mi lengua se quiebra en la ansiedad que debo sofocar hablando). Un poeta, en tanto militante, ha de ser dual: dos personas, una de las cuales se apaga cuando crece la otra, que a su vez se multiplica en personas, en tanto a cada vacilación sigue un resurgimiento, un renacer.

Es curioso que Pasolini, que concebía la poesía de esta forma —una ansiedad—, hablase en el sentido más convencional cuando políticamente debía hablar de poesía. Esto es, poniendo a la poesía entre las posibilidades que se le niegan al ser humano. En…

Santiago, 1973

Va pensiero

“Ricorditi di me, che son la Pia"

La lira argentina, ¿cómo suena?

La revolución en la revolución

La guerra de todos los reyes

La poesía como un silicio

El tao de Girri